Que tu digestión respire cada día. Un artículo sobre el ayuno nocturno

Después de leer el título te estarás preguntando: ¿Y cómo respira nuestra digestión?

Pues es más fácil de lo que parece… ayunando.

Ayunar:

Se considera ayuno a toda ingesta de alimentos menor a las 300 calorías diarias.

Esto significa que el ayuno no es necesariamente la eliminación absoluta de alimentos, sino el consumo de una cantidad menor a las 300 calorías, ya sea mediante sólidos o líquidos.

¿Sabes que puedes practicar el ayuno como un hábito diario  sin realmente dejar de comer?

Ayuno diario:

¿En qué consiste?: En dejar transcurrir 14 horas entre la cena y el desayuno.

¿Para qué? Para dar tiempo a nuestro organismo a finalizar su ciclo diario de eliminación de toxinas.

¿Por qué? Esta respuesta precisa de más desarrollo. El metabolismo humano está sujeto a los ciclos biológicos que siguen un horario.

Reloj biológico del metabolismo

De las 10 a las 18 horas es el momento de máxima actividad, por lo que debemos estar más enérgicos, alerta…, es el momento de ingerir los hidratos de carbono siempre acompañados de vegetales y frutas que nos darán la hidratación imprescindible.

De 18 a 4 de la madrugada es el momento en el que el organismo se prepara para el descanso, disminuye la actividad y se prepara para la reparación del desgaste de toda la jornada.

Es el momento de ingerir alimentos proteicos que son los encargados de la regeneración celular.

A partir de las 4 de la mañana: el cuerpo empieza su ciclo de eliminación de toxinas, las derivadas de todo el metabolismo del cuerpo y las que se han ido acumulando durante el día ya sea por ingesta, por exposición a tóxicos externos como la contaminación, productos cosméticos y de limpieza…, por el estrés… Este proceso de eliminación de toxinas dura aproximadamente entre 7 y 8 horas.

¿Qué sucede si de forma sistemática interrumpimos el ciclo de eliminación de toxinas?

Imagínate la situación: estás trabajando en un bar donde durante 8 horas ininterrumpidamente estás atendiendo a todas las demandas de forma inmediata.

A las 8 horas cierras y te dedicas a reponer todos los productos que has ido suministrando al público y a recepcionar proveedores.

Acabado este proceso tienes que limpiar el escenario del paso de gente y de los proveedores.

¿Qué ocurre si antes de empezar a limpiar se abre la puerta al público de nuevo?

Un día no pasa nada, pero día tras día… (Ejemplo gráfico: Algunas de las cocinas que aparecían en el programa de Chicote).

Esto es lo que ocurre en nuestro cuerpo si no le damos tiempo a que finalice su proceso de eliminación de toxinas, éstas se acumulan.

Las toxinas son perjudiciales, el cuerpo lo sabe y ¿qué hace?

No puede dejar que circulen libremente, las aísla, las almacena en una cápsula de grasa y allí las deja hasta que pueda tener tiempo de deshacerse de ellas.

Este recurso de emergencia del cuerpo si se convierte en habitual produce lo que ya sabemos: acumulación de grasa, hinchazón, inflamación… que lejos de ser sólo un tema estético es el inicio de la mayoría de enfermedades.

Digestión

¿Qué y cómo hacer este AYUNO DIARIO?

HEMOS DICHO QUE SERÍA FÁCIL, SENCILLO Y DIVERTIDO. No se trata de suprimir el desayuno, SOLO POSPONERLO:

No pongas en funcionamiento tu aparato digestivo antes de que hayan transcurrido 12 horas desde la cena, progresivamente intenta llegar a las 14 h de ayuno. 

Solo se trata de un pequeño cambio.

Ahora ya estás ayunando aproximadamente 10 horas solo se trata de ampliarlo un poco.

Es DIVERTIDO ver cómo los hábitos se pueden modificar. 

Hoy te puede parecer misión imposible alargar la hora del desayuno (¡te levantas con un hambre feroz!), pero se trata solo de un hábito, en unos días te reirás de esa dependencia horaria.

Mantenemos el refrán:

Desayuna como un rey, come como un príncipe y cena como un pobre.

Este refrán de hace más de 500 años sigue vigente.

Nuestro desayuno nos debe aportar energía.

Pero recordad que hace 500 años no había suministro eléctrico, la gente cenaba a la hora de ponerse el sol y se levantaba con el sol.

Y no salían corriendo a hacerse un Nespresso, primero alimentaban a los animales y mientras tanto ya estaba la olla en marcha preparando el copioso desayuno.

¿Cuántas horas habían pasado desde la cena? Haced el cálculo, mínimo de 12 a 14 horas.

¿Cómo hacerlo?

Al levantarte toma agua con limón, espérate mínimo 30 minutos y si necesitas “algo”, tómate un zumo verde.

Al no tener fibra, el aparato digestivo seguirá en reposo.

Descarta todo tipo de excitantes pues irritarían los intestinos (es como si te despertaran con un altavoz a todo volumen en la oreja).

Empieza la ingesta a las 12 horas de acabar la cena y al cabo de un par de días, alarga media hora más y así hasta llegar a las 14 horas de ayuno.

Este cambio de hábito es una maravilla.


 

Por tu éxito

Equipo BoxTrain

Abrir chat
1
Hola, soy Ed, ¿puedo ayudarte?